logo

Actualidad

Blog de turismo

Marzo 23, 2017

Cinco destinos curiosos para pasar la Semana Santa

Blog de turismo

Un año más llega uno de los momentos más esperados por casi todos: semana santa. Unos días para desconectar y empezar a disfrutar del mar y de la montaña. En Ostelea, proponemos algunos destinos para relajarse y poder pasar unas vacaciones de ensueño. No se trata de destinos comunes, se trata de localizar algo especial en cada lugar. Se podrán encontrar ideas para los amantes del mar, de la naturaleza, del frío y del calor.

1. Suiza de Bohemia: paz interior y relax

Hay muchas ciudades europeas donde poder relajarse por la calma que transmiten sus paisajes y por la tranquilidad de la gente que la habita. Sin embargo, si se busca algo diferente se puede optar por este paseo situado en Praga. Concretamente el paseo de 15 km que recorre la Suiza de Bohemia. Se trata de un plan familiar o en parejas, en el que se descubren las maravillas de la naturaleza desde una perspectiva cultural. En esta ruta se pueden encontrar monumentos emblemáticos de la zona como la Puerta de Pravicka y se puede probar todo tipo de comida tradicional y la famosa cerveza típica de Suiza.

 

 

2. Malasia: un fondo marino por descubrir

Para los más afortunados que gocen de la semana entera de vacaciones, la mejor opción es coger un vuelo y marcharse lejos. Los amantes del mar y de todo lo que contiene no pueden dejar de visitar este magnífico lugar. Hablamos de la isla de arrecife de coral en la costa de Borneo, en Malasia. Concretamente, del Gayana Eco Resort, un complejo de casas flotantes con un centro de investigación de ecología marina. Uno de los objetivos de este centro es la repoblación de especies en peligro de extinción.

Todos los huéspedes pueden hacer expediciones marinas que no se encuentran en otros mares: peces de colores, corales, las famosas almejas gigantes (que están en peligro de extinción), caballitos de mar y muchas otras especies que habitan las aguas de Malasia. Una de las peculiaridades de estas vacaciones es el hecho de contribuir a la preservación del medio y la concienciación del riesgo de la contaminación en el mar.

 

 

3. Finlandia: empaparse de arte y cultura

Finlandia es mucho más que una ciudad fría repleta de belleza. Ofrece muchas ventajas que no pueden encontrarse en otros países europeos. Uno de los puntos fuertes es la cantidad de arte que esconde. Puede encontrarse en forma de restaurantes encandiladores, de tiendas hip y de callejuelas mágicas. Pero, si lo que se pretende es encontrar arte propiamente dicho, es parada obligatoria la exposición Utopía Now, en la que se muestra la influencia del diseño finladés a largo de la historia a través de cuadros y piezas únicas de artistas como Harri Koskinen, Tapio Wirkkala o Alvar Aalto.

Otra de las exposiciones que deja sin aliento es Modern Life!, que deja ver pinceladas de la arquitectura y el diseño modernismo finlandés, mostrando su recorrido y sus efectos en la gente y el estilo de vida del país.

 

 

4. Islandia: agua y auroras boreales

No se puede visitar Islandia y dejar de ver las aguas del Secret Lagoon. Se trata de unas piscinas geotermales que regeneran la piel y el estado de ánimo de todo aquél que se mete en ellas. El Círculo Dorado es uno de los recorridos más especiales que ofrece el país. ¿Un consejo? Bañarse también de noche, en pareja o con amigos. Las luces de la aurora boreal y la tranquilidad que se respira en esa hora puede llegar a darte una experiencia más que placentera.

 

 

5. Irlanda: prados verdes y joyas únicas

Para los amantes de la naturaleza, del verde y de la vegetación bien cuidada, Galway es una muy buena opción. Se trata de una ciudad bohemia impregnada de verde. Además de los paisajes idílicos y de la curiosa fauna (ardillas, zorros, erizos,…), también se pueden encontrar pubs típicos irlandeses con buena música y cerveza. Pero, lo que diferencia Galway de las demás ciudades irlandesas, es su ambiente. El estilo bohemio de la ciudad, el encanto de las paredes y la libertad que transmite la gente.

 

Ostelea