logo

Actualidad

Blog de turismo

Febrero 04, 2016

¿Cómo serán los hoteles del futuro?

En contraposición a la visión de décadas anteriores, los hoteles del futuro ya no son los que cuentan con más pantallas y dispositivos tecnológicos. El estilo de vida de los visitantes frecuentes de los hoteles implica la modificación de estructuras y servicios, concebidos de acuerdo a sus necesidades e intereses. Una realidad que cobrará mayor importancia en un futuro.

Ahora llegas a un establecimiento, agotado del viaje, y tienes que realizar el check in de pie, con una barra de por medio a modo de frontera respecto los empleados. ¿Por qué no hacerlo de un modo más acogedor, como si se tratara del recibidor de una casa, con una mesa en la que sentarse?

El futuro debe girar en torno a espacios tan personalizables como sea posible, partiendo de la atención que recibe el usuario por parte del personal del establecimiento. La habitación estándar al uso quedará, entonces, atrás. Los clientes podrán añadir cada vez más detalles a su reserva, desde las vistas o la planta hasta el estilo. 

La innovación no implicará necesariamente darle la vuelta al concepto hotelero, a través de los grandes avances tecnológicos. En ocasiones, se vincula a la simplicidad, como es el caso de evitar colocar el mini bar en el suelo y que el cliente se tenga que agachar; cuando una nevera a su debida altura sería mucho más funcional. 

No obstante, si bien el proceso no pasa por llenarlo todo de pantallas, a través del televisor podremos ver el tiempo que hace en el exterior, pedir el servicio de habitaciones o comunicarnos con la recepción

Los establecimientos deberán tener un mayor cuidado con la estructura de los baños. Ir al baño se convertirá en un placer, por lo que lo ideal es que existan todas las comodidades en términos de iluminación y espacio, siendo éste último agradable. Más allá del diseño y la estética, tener en cuenta aspectos lógicos y funcionales como poner el regulador de la ducha a un lado para garantizar la máxima comodidad del huésped, será también fundamental.

En el futuro, la conciencia por la sostenibilidad medioambiental será crucial. Un hotel del futuro deberá poseer características ecológicas, las cuales no solo contribuirán a cuidar al medioambiente, sino también a aquellos clientes que se preocupan y socializan con él. 

En definitiva, la concepción de un hotel debe ir encaminado a ofrecer la máxima personalización al cliente, a que éste se sienta único, y a ofrecer facilidades para su comfort. ¿El objetivo de esta tendencia? Que el cliente es que se sienta como en su propia casa

Ostelea