logo

Actualidad

Blog de turismo

Marzo 30, 2016

Del Turismo Tradicional al Turismo Millennial: Claves para entender dónde estamos

El turismo, en los años sesenta consistía, básicamente, en ofrecer unos servicios mínimos y captar el máximo número de visitas. Los operadores turísticos ofrecían paquetes baratos a grupos muy numerosos de turistas. Cuanto más numeroso era el grupo, el viaje resultaba más económico. Se podría decir que, de alguna manera, el taylorismo y la producción en serie también impregnó al turismo. El objetivo era obtener el máximo beneficio económico con la mínima inversión.

Años más tarde, ya en los noventa, llegaron las líneas aéreas low cost, para poder competir contra los precios bajos de los otros medios de transporte como el avión mucho más económicos. Los viajes ya no eran exclusivos de las clases medio-altas, sino que ya podía viajar cualquier persona que se organizara bien el viaje. Viajar se había democratizado.

Hoy en día todo esto ya forma parte de la historia del turismo. La generación que ha consumido los servicios turísticos tradicionales, la conocida Generación X, se ha quedado también en un uso turístico tradicional. Ahora, se impone la generación de los Millenials, cuyos gustos se conformaron en el cambio de milenio (los años anteriores y posteriores al 2000) y cuya aparición en el mercado turístico ha supuesto una reestructuración en la forma de consumir productos turísticos.

Los Millennials buscan experiencias nuevas y memorables

Los Millenials han nacido consumiendo productos turísticos de la mano de sus padres, con lo cual lo que buscan no es el lujo y la comodidad, algo que ya conocen, sino experiencias nuevas y memorables, sin altos costes y en un tiempo inmediato. Todo es aquí y ahora. Además, inmersos en las nuevas tecnologías, cuelgan vídeos en las redes sociales donde explican sus impresiones para ayudar a futuros viajeros y felicitar o castigar los servicios que han utilizado y los lugares visitados.

Es decir, comercializan su experiencia. Y para tener un buen posicionamiento, los viajes tradicionales ya han quedado obsoletos. Los vídeos se vuelven virales cuando impactan al espectador y para eso hay que tener vivencias exóticas y espectaculares. Así se consiguen miles de followers en unas pocas horas. La clave para conquistar a esta generación consiste en ofrecer algo único y espectacular. Se trata de atacar a la sensación.

Además de la generación de los Millenials, también se incorporan las nuevas generaciones que, después de la crisis económica, no tienen ahorros suficientes como para disfrutar del turismo de confort y rechazan todo lo que supone un derroche elevado. Turistas informados e informatizados que jamás reservarían hotel sin antes comprobar sus instalaciones en vídeos de Youtube o en foros.

Estos cambios en la manera de entender el turismo han sido muy rápidos. Y también han obligado a los destinos turísticos tradicionales a modificar su estrategia para no perder clientes invirtiendo en infraestructuras o incluyendo más servicios con el mismo precio. Cualquier innovación que sea atractiva para unos clientes que van mirando otro tipo de destinos.

El futuro del turismo pasa por hacer vivir al viajero unas experiencias únicas en lugares que tienen una identidad propia, que son auténticos, económicos y diferenciados

Ostelea