logo

Actualidad

Blog de turismo

Septiembre 22, 2016

Fomentar la curiosidad para captar la atención del turista

Blog de turismo

Los seres humanos somos curiosos por naturaleza. Nos atrae lo novedoso y, cuando algo nos llama la atención no podemos evitar la tentación de investigar lo desconocido.

Si lo piensas fríamente, fomentar la curiosidad puede ser una forma muy interesante de captar la atención del turista.

 

Seattle planta librerías en medio de la ciudad

De alguna manera, esto es lo que han hecho en el consistorio de Seattle. Se trata de una localidad norteamericana mundialmente conocida por su investigación tecnológica pero, en materia de turismo, es una ciudad completamente desconocida.

La plataforma Visist Seattle ha lanzado una peculiar campaña que juega con la curiosidad del turista.  Se trata de un reconvertir algunos objetos poco convencionales –como una canoa o un buzón- en bibliotecas públicas.

El funcionamiento es muy simple. Los visitantes pueden coger un libro gratuitamente siempre y cuando depositen otro en el mismo lugar.  El objetivo de Little Free Librery es atraer la atención de los turistas y posicionar a la ciudad como un lugar “tourism friendly”.

Estas peculiares bibliotecas se han instalado con motivo del mes nacional de la literatura y los libros que han inaugurado las estanterías están centrados básicamente en la ciudad de Seattle. De esta manera, se promociona una actividad de ocio como la lectura y, además, también se promociona la imagen de la ciudad.

“Cuando la gente planifica un viaje, todo se convierte en una batalla digital para conseguir la atención de la gente. “Estas librerías son algo con lo que la gente puede interaccionar”, asegura Ali Daniels, responsable de marketing de Visit Seattle.

 

 

Marketing turístico poco intrusivo

En cierta medida, esta iniciativa es una campaña de marketing turístico poco intrusiva. Sólo capta la atención de aquellos visitantes que quieren saciar su curiosidad y no bombardea a todo el mundo con mensajes que no quieren recibir.

Según el propio Daniels, Little Free Library “no es un equipo comercial corriendo detrás de ti, si no que se trata de una iniciativa en la que tú vas a descubrir”. La idea ha cuajado bastante bien entre los turistas y otras ciudades como Boston, Chicago o Austin se están planteando acciones similares. 

 

Ostelea