logo

Actualidad

Blog de turismo

Febrero 18, 2016

La importancia del neuromarketing en el mercado actual

El neuromarketing es la aplicación de las neurociencias al marketing con el objetivo de conocer las preferencias de compra de los clientes y usuarios. De esta forma, las marcas pueden trabajar sobre esta base para ampliar sus ventas y colocarse por delante de sus competidores.

Esta parte científica de la mercadotecnia se basa en la investigación del sistema nervioso, sobre todo del cerebro, para tratar de interpretar la conducta y las decisiones de los clientes. Esto lo hacen mediante diversas técnicas (electroencefalogramas, resonancias magnéticas, magnetoencefalografías, “eye-tracking”, conductancia eléctrica de la piel…) que miden las respuestas psico-fisiológicas ante determinados estímulos que nos llevan a elegir un producto y no otro.

Cuanto más se comprenda el mecanismo de la toma de decisiones de los consumidores, mejores campañas publicitarias se podrán hacer y más dirigidas al sector buscado, garantizándose una alta probabilidad de éxito en la venta de los productos. 

Por esta razón, el neuromarketing se ha configurado como un elemento esencial, tanto para las grandes marcas como para las pymes, para desarrollar su publicidad en todos los ámbitos, desde el diseño de los productos, los precios, el target, las ventas… 

Uno de los últimos eslabones del mercado en sumarse al neuromarketing como forma de llegar mejor al consumidor es el de los restaurantes, una parte muy importante de la hostelería.

El neuromarketing gastronómico consta de una serie de estrategias que motivan la emoción y la conducta para conseguir más ventas y y una fidelización del cliente. Vamos a ver varias prácticas centradas en las emociones provocadas en los consumidores:

1. La descripción extensa de los productos que vamos a consumir predispone al cliente a pagar más por él.

2. La nomenclatura de los platos uniendo el concepto técnico acompañado de un término familiar (“tradicional”, “casero”…) fomenta que guste el plato por la confianza previa del cliente.

3. La indicación de la procedencia de los alimentos genera un bienestar por consumo de calidad que favorece pagar más por el producto.

4. Colocar los precios sin el símbolo de la moneda (en nuestro caso, el euro) y expresados en múltiplos de cinco también disponen la conveniencia de pagar más por el plato.

5. La música de fondo (la clásica en concreto) es un elemento que también influye en nuestra disposición de pagar más porque se asocia a un nivel socioeconómico alto y de buen gusto.

Estos son unos cuantos ejemplos, de muchos más, donde las formas y maneras de ofrecer el producto al cliente se pueden traducir en mayores o menores ventas. Se trata de llegar a muchos clientes e incrementar el mercado. Por eso, las marcas se sirven del neuromarketing para conocer los gustos del consumidor y ofrecerle lo que quiere. Y todo esto mejora la relación comercial entre las marcas y los consumidores, saliendo todos beneficiados.

Puedes ampliar información sobre el neuromarketing aquí: http://www.neuromarketingworldforum.com