logo

Actualidad

Blog de turismo

Noviembre 25, 2015

Los micro-hoteles, la revolución turística en el sector de los alojamientos

La sociedad está cambiando y sus hábitos de consumo también. El turismo se está adaptando a los nuevos comportamientos de los huéspedes, realidad que está derivando en la creación de hoteles donde priman los espacios comunes sobre las habitaciones individuales. Es lo que conocemos como micro-hoteles

¿Qué son los micro-hoteles? 
Los micro-hoteles son un concepto nuevo en el turismo. Se trata de hoteles que cuentan con habitaciones de reducidas dimensiones (entre 4 y 6 metros cuadrados). En compensación, sus espacios comunes se amplían y se dejan zonas más amplias para los viajeros sociales, con áreas de wifi e instalaciones más tecnológicas.

¿Por qué están de moda los micro-hoteles?
En general, son edificios modernos, que destacan por su diseño, ser inteligentes y estar adaptados a las nuevas necesidades de los turistas, que demandan más servicios y precios más ajustados, entre otras características. Japón y Nueva York fueron la cuna de este tipo de alojamientos y, desde entonces, su expansión internacional ha sido inminente. En algunos puntos del mundo, son conocidos como hoteles cápsula o cabina por el tamaño de sus estancias. 

¿Dónde encontrarlos? 
Algunos países europeos ya los están construyendo, como Holanda, Francia y Reino Unido. Siempre se ubican en las capitales o grandes ciudades, localizándose habitualmente cerca de los aeropuertos. En España, Madrid y Barcelona son las grandes urbes que apuestan por este tipo de alojamientos.

¿Qué tipo de huéspedes tienen los micro-hoteles? 
Los usuarios más asiduos de estos nuevos alojamientos son los llamados millennials: viajeros por razones de negocio y también con muchos kilómetros recorridos a sus espaldas, con alto nivel económico, 100 % tecnológicos y que no permanecen en la habitación más que para dormir y ducharse.

En definitiva, un nuevo concepto de hotel al que nos acostumbraremos, si abrimos nuestras mentes, aventurándonos en nuevas experiencias y perdemos la claustrofobia.

Ostelea