logo

Actualidad

Blog de turismo

Enero 25, 2017

¿Puede el frío ser un aliado del turismo?

Blog de turismo

Cuando bajan las temperaturas, lo único que apetece es quedarse en casa al resguardo de unos buenos calcetines de lana y de una calurosa manta. Si ese es plan, lo lógico sería pensar que disminuyeran los vuelos internacionales, se hicieran menos reservas en los hoteles y spas y la gente saliera a cenar con menos frecuencia. En definitiva, cabría suponer que, en invierno, el peor perjudicado es el Turismo.

Pues no. Según la encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Forntur),  durante el 2015, en España los meses que registraron un mayor crecimiento interanual en la llegada de turistas internacionales fueron los meses de octubre, noviembre y diciembre. ¿Por qué?

1. Una apuesta por el turismo sostenible

La oferta del sector turístico español va mucho más allá que el clásico turismo de sol y playa. Durante estos últimos años se ha ampliado las posibilidades turísticas. Ahora, se busca proporcionar experiencias diferentes a los nuevos viajeros, los millennials.

Así, otras modalidades de turismo, como el turismo sostenible o el turismo urbano han empezado a coger un mayor protagonismo. Sirva de ejemplo el auge del turismo ecológico que, durante el 2015, ha aumentado un 10,5% su volumen de facturación, según señala el estudio El Turismo Ecológico y Sostenible en España, realizado por Ostelea.

 

turismo invierno

 

2. Gastronomía de cuchara

El frío es una buenísima excusa para sacar a relucir el potencial gastronómico del recetario español. El cocido madrileño, la Escudella de Carn d’olla, el Puchero Gallego… Además de la famosísima dieta mediterránea, nuestra cocina tiene un amplio repertorio de platos que pueden conquistar la curiosidad (y el paladar) de los turistas.

3. La nieve y el deporte

Cuando hay nieve, aumenta la afluencia de esquiadores y, por tanto, crece el consumo en las zonas de montaña. No hay duda de que, para el turismo, la nieve es una fantástica oportunidad. Aunque, en algunas pistas de España, el esquí está perdiendo empuje.

Al menos, así lo destacan desde un artículo de El País. Desde el 2008 el gasto medio del esquiador en España ha bajado un 12%. En Europa, en cambio, el gasto medio por esquiador se ha mantenido durante estos años a pesar de la crisis. El secreto está en ofrecer una experiencia complementaria al esquí o snowboard. Como por ejemplo, excursiones guiadas o el turismo de compras.