logo

Actualidad

Blog de turismo

Mayo 18, 2015

El sector turístico se adapta a los nuevos retos

La tecnología está cambiando el mundo, la sociedad y sus costumbres. En consecuencia, los comportamientos de los viajeros están cambiando. Dentro de 15 años se habrá extendido la cultura del turismo 'selfie' y compartirlo en la web, mimetizarse con los ciudadanos de las regiones que se visite, mientras que algunos turistas demandarán experiencias que le permitan conocer el destino al que llega mediante compromisos personales o profesionales. Estas conductas son una realidad y se expandirán, según el informe "Future Traveler Tribes 2030: los viajeros del mañana", elaborado por Amadeus.

Los nuevos canales ganan peso año tras año, por lo que las empresas están sometiendo a un cambio radical a su estrategia digital. El fundador y consejero delegado de la agencia de viajes online Destinia.com, Amuda Goueli, coincide en la importancia de adaptarse a los diferentes tipos de clientes y confía en que se hallarán herramientas para atender sus demandas.

Los mercados están cambiando y, según Goueli, el turístico es actualmente el sector más receptivo a los avances tecnológicos. "Ahora están hambrientos por adquirir tecnología porque la competencia es feroz y, si no estás a la última, estás muerto".

El sector público también se suma a la tendencia. Un ejemplo es el gobierno de La Rioja, que se ha embarcado precisamente con Destinia.com en una iniciativa que posibilitará la realización de viajes virtuales a diferentes localidades riojanas, entre ellas la estación de esquí de Valdezcaray, gracias a la herramienta Oculus Rift, una especie de casco con un visor que reproduce imágenes de realidad virtual.

En definitiva, la tecnología cambia el turismo. Por ello, las empresas del sector turístico están adaptando su técnica para adelantarse a las necesidades del cliente del futuro con el desarrollo de herramientas para responder a nuevas demandas, la conectividad a Internet y la personalización de servicios que serán clave para su competitividad. La industria está tomando conciencia de la necesidad de conocer a un cliente y a unos medios cambiantes y apuesta por desarrollar capacidades analíticas.

Ostelea