logo

Actualidad

Todas las noticias

Dra. Sheila Sánchez Bergara, profesora de Ostelea: “Es necesario que las empresas turísticas cambien el ‘chip’ respecto a los activos de propiedad intelectual”

Miércoles, Diciembre 14, 2016


La profesora y PDI de Ostelea, Dra. Sheila Sánchez Bergara presenta la ponencia “Activos de propiedad intelectual en el sector turístico: pautas para una gestión estratégica en la era digital” en el Congreso AECIT

 

 

“Activos de propiedad intelectual en el sector turístico: pautas para una gestión estratégica en la era digital” ha sido la ponencia desarrollada por la Dra. Sheila Sánchez Bergara, y PDI de Ostelea, junto con Dra. María Ercilia García Álvarez, de la Universidad Rovira i Virgili, durante el Congreso de la Asociación Española de Expertos Científicos en Turismo (AECIT). El Congreso, titulado “Tiempos de cambio en el turismo” se desarrolló durante los días 16, 17 y 18 de noviembre en el Centro de Desarrollo Turístico Costa ADEJE y FIT de Tenerife.

La comunicación elaborada parte de la base del aumento en el uso de las nuevas tecnologías, internet y redes sociales para optimizar la gestión de las empresas y añadir valor a la oferta turística. Teniendo en cuenta la escasez de estudios que abordan la temática en relación a los activos de propiedad intelectual (api) vinculados al turismo, Dra. Sheila Sánchez Bergara y Dra. María Ercilia García ofrecen un marco de referencia para gestionar estratégicamente los api y una serie de recomendaciones.

 

¿A qué riesgos o amenazas se pueden enfrentar las empresas con una mala gestión de los activos de propiedad intelectual?

Pues, el principal riesgo está en la posibilidad de infringir derechos de propiedad intelectual de terceros, ya sean empresas o personas físicas. Con el uso que actualmente se hace de fotos, vídeos, textos, etc., en las redes sociales e Internet este riesgo aumenta exponencialmente porque se suele pensar que si está accesible es de libre uso, y no es así. Estas situaciones, podrían generar una obligación de indemnización con los consecuentes costes económicos y de reputación de la empresa.

 

En la ponencia haces especial mención a la creación de contenidos, en auge con las redes sociales para añadir valor a la experiencia turística. ¿Ha aprendido el turismo a relacionarse con los turistas ‘nativos digitales’? ¿Cuál es la tendencia?

A mi modo de ver ese es uno de los principales retos que tiene por delante el sector. Actualmente hay algunas experiencias positivas, pero queda mucho camino por recorrer respecto a la incorporación de las tecnologías digitales, especialmente en la oferta de productos y servicios.

Si bien es cierto que se ha avanzado más en el área de comunicación y marketing debido a que prácticamente todas las empresas turísticas tienen una web corporativa y perfil en, al menos, una red social, lo cual las obliga a interactuar con sus clientes o potenciales clientes. Muchas de estas relaciones son reactivas e intuitivas, especialmente en las pequeñas y medianas empresas. Todo parece indicar que el uso de las tecnologías digitales y las interacciones entre empresas y clientes seguirán en aumento, con lo cual, adoptar una visión estratégica respecto a la creación de contenidos se convierte en una cuestión crítica para crear valor de una actividad cada vez más cotidiana. Al mismo tiempo, resulta indispensable que los directivos comiencen a considerar las cuestiones legales relacionadas con estos temas.

 

A modo de conclusión de la comunicación, ¿qué pautas de actuación y recomendaciones para una gestión estratégica de los api proponéis?

Primeramente, es necesario que las empresas turísticas, especialmente los directivos, cambien el ‘chip’ respecto a los activos de propiedad intelectual, es decir, que se concienticen de que como otros activos de la empresa, estos también deben ser gestionados estratégicamente, tanto para evitar costes como para crear valor. Con este punto de partida, mínimamente deberán:

  1. Identificar los activos de propiedad intelectual que usan y definir quién ostenta la titularidad
  2. Decidir qué activos de propiedad intelectual se van a crear y/o cocrear y con quién, considerando en cada caso las cuestiones legales relativas a la explotación de esos activos
  3. Cuantificar el valor, tanto de los activos de propiedad intelectual propios como de aquellos que son de terceros
  4. Decidir las modalidades de protección, dígase legal y/o tecnológica
  5. Diseñar las vías de explotación, tanto en el entorno offline como online

Ostelea