logo

Actualidad

Todas las noticias

“El libro da a conocer esta modalidad turística que permite la conexión entre el productor y el consumidor final”, Pilar Leal, autora del libro “Turismo Gastronómico” y profesora de Ostelea.

Martes, Abril 12, 2016


El turismo gastronómico es uno de los que más van a crecer en poco tiempo. El creciente interés de los viajeros por la cocina, la alimentación y los productos locales de cada región son datos que constatan esta afirmación, y todo ello queda recogido en el libro “Turismo Gastronómico, impulsor del comercio de proximidad”, editado por la UOC, de la directora del Grado de Turismo Internacional de Ostelea, Pilar Leal, que se presentó el 7 de abril en las instalaciones de la Escuela.

En la conferencia, Pilar dió a conocer los diversos capítulos del libro donde se hace hincapié en que “la gastronomía se vincula con la percepción y apreciación que el turista puede tener de un lugar determinado, contribuyendo a la construcción de un nuevo paisaje que está conformado de olores, sabores y tacto; y de experiencias sensitivas”. El libro recoge las redes alimentarias alternativas, los eventos gastronómicos, el fenómeno de la restauración y los efectos de este tipo de turismo.

Mesa redonda sobre los pros y debilidades del turismo gastronómico

El acto de presentación ha acogido con una mesa redonda protagonizada por Francesc López, catedrático de la Universidad de Barcelona y experto en turismo; Xavier Font, jefe de la Oficina Técnica de Turismo de la Diputación de Barcelona; Xavier Medina, director de Unesco Chair on Food, Culture and Development; y Oscar Úbide, gerente del Mercado de la Boquería de Barcelona. Ante la cuestión sobre si el turismo gastronómico es dinamizador territorial, los ponentes coinciden en que sí. “La alimentación afecta a todos los aspectos sociales de la vida, como el turismo”, comenta Xavier Medina, de la Unesco; mientras que Francesc López, de la UB, establece que “el turismo gastronómico sitúa un lugar o región en el mapa para que sea conocido”.

La promoción de este tipo de modalidad turística debe empezar por la unión de iniciativas público-privadas. Los ponentes destacan que se ha de educar al viajero y al productor en cuanto al turismo gastronómico. “E informar y proteger a todos los actores que intervienen, y educar al cliente antes de que venga al lugar y una vez en el destino”, resalta Oscar Úbide, del mercat de la Boquería. “La promoción debe hacerse con elementos competitivos, contar con un buen producto ayuda al productor, al restaurador… A toda la cadena que participa en el proceso, además de promover el lugar de visita y realizar experiencias gastronómicas”, destaca Xavier Font, de la Diputación.

Pero este fenómeno turístico también presenta debilidades. “Uno de los principales problemas es conectar el sector agrario con el turístico, pues aunque se necesitan, a veces cuesta”, explica Xavier Font. En este sentido, desde la Diputación de Barcelona están creando un manual de buenas prácticas para promover la formación y promoción de agricultores y empresas visitables.

Por otro lado, los ponentes destacan en que es importante mantener la calidad del producto y protegerlo, “se espera que no haya un exceso de demanda o un efecto de moda”, apunta Francesc López. “Además de la fragilidad que pueda tener; pues está englobado en la cultura, y necesita de características propias para que sea posible”, puntualiza Xavier Medina.

Hablamos a continuación con Pilar Leal, profesora de Ostelea y autora del libro:

¿Cuáles son los principales propósitos de la elaboración de este libro?

El objeto es proporcionar un análisis del turismo gastronómico que contribuya a entender las potencialidades de este fenómeno turístico y su papel como promotor del comercio de proximidad. En definitiva, dar a conocer esta modalidad turística que permite una mayor conexión entre el productor y el consumidor final, entre el sector agroalimentario y el turístico. Creo que el turismo gastronómico requiere un análisis desde la perspectiva y el uso de la gastronomía, tanto como un recurso y como un producto turístico.

 

¿Cómo se estructura el libro?

En diferentes capítulos. El primero trata sobre el origen del turismo gastronómico; el segundo sobre el comercio de proximidad, un sistema alternativo (fresco, artesanal, agricultura orgánica, slow food, calidad…); en el tercero se analizan las relaciones posmodernas de intercambio de productos; mientras que en el cuarto se toca la confluencia de dos mundos y de estos dos sectores; y el capítulo quinto explica cuáles son los efectos del turismo gastronómico, con conclusiones finales sobre sus perspectivas de futuro.

 

¿Cómo se promociona el turismo gastronómico?

Lo hemos visto anteriormente en la mesa redonda, a través de la financiación público-privada, entre otras acciones. Hay que tener en cuenta que este turismo nació sobre el año 2000 y empieza a madurar, el impulso debe venir también por las ferias, rutas y eventos, pero siempre con un contenido detrás para que se pueda promocionar bien.

 

¿Hacia dónde va este sector?

Más que hablar de perspectivas futuras es importante destacar que debemos visitar nuevos escenarios relacionados con este turismo, el lugar donde se produce, donde se distribuye, las tiendas artesanales, más allá de la restauración. Destinos como empresas turísticas se han dado cuenta de la importancia de la gastronomía con el fin de diversificar el turismo y estimular el desarrollo económico local, regional o nacional.

 

¿Estamos hablando de experiencias y vivencias turísticas y gastronómicas?

Sí, es un tipo de turismo vivencial, a través de las experiencias, al verlo, olerlo, tocarlo y degustarlo. Es una experiencia en sí que involucra a muchos agentes y todos ellos deben articularse y unirse sino este tipo de turismo puede hacerse más débil.

Ostelea