Destino turístico inteligente: qué es y cómo se recibe este distintivo
19 Septiembre, 2019

Santander ha sido el último en sumarse a la lista tras haber superado los requisitos exigidos por la metodología de SEGITTUR. De hecho, junto a Benidorm, son los dos únicos destinos que han superado el 80% del grado de cumplimiento de los más de 400 requisitos de la metodología desarrollada por la Secretaría de Estado de Turismo.

 

En el caso concreto de Santander, la estrategia turística seguida en los últimos años les ha servido no solo para dinamizar la economía del territorio, también para convertirse en lugar de en innovación, tecnología, accesibilidad y sostenibilidad. De hecho, Santander destaca a día de hoy por un modelo de ciudad inteligente y el desarrollo de buenas prácticas sostenibles que tienen como objetivo salvaguardar patrimonio, tanto cultural y artístico como natural y de fomento de la sostenibilidad económica y social del destino.

 

Convertirse en Destino Turístico Inteligente

 

Pero este es el caso de Santander. ¿Qué requisitos deben cumplir las ciudades y países para convertirse en destino turístico inteligente?

 

Lo primero es tener muy en mente cómo es el nuevo turista al que nos enfrentamos. Teniendo en cuenta, por un lado, que las tecnologías de la información y la comunicación han modificado sus hábitos de viaje y hasta la forma en la que interactúan con el destino, no es extraño observar que también habrá cambiado su nivel de exigencia respecto a estos.

 

Los turistas demandan experiencias adaptadas, opciones más respetuosas con el entorno y, sobre todo, poder estar conectados de forma constante y permanente a lo largo de su viaje.

 

Esta es una de las premisas básicas, pero lo de ser un destino turístico inteligente va mucho más allá y fomenta el uso de la tecnología en ejes estratégicos como la accesibilidad, el medio ambiente y, por qué no, la gobernanza. Y es que esto se traduce en espacios con recursos más innovadores y servicios más eficientes, sostenibles y de acceso universal.

 

Ahora bien, no podemos olvidarnos de los locales, de ahí que esta calificación reconozca no solo la capacidad del destino para atraer la llegada de viajeros, también que contribuya a incrementar la calidad de vida de los residentes y la creación de proyectos y sinergias positivas.

Añadir nuevo comentario