Ecuador, México, Colombia y Perú reafirman su posicionamiento turístico
30 Abril, 2019

No es la primera vez que hablamos del progreso del sector global de viajes y turismo y es que en los últimos años, este ha superado a la economía mundial y ha mostrado su estado de buena forma superando a otros sectores clave como la manufactura, los servicios financieros o el sector minorista y mayorista.

 

Esta noticia se traduce en buenas cifras para el PIB de los respectivos países así como en una mayor creación de empleo. Así lo reflejan los últimos datos hechos públicos por World Travel & Tourism Council que ha analizado el impacto económico del turismo en México, Ecuador, Perú, Colombia, Brasil, Costa Rica, Argentina y Bolivia.

 

La conclusión es que el potencial del sector turístico para crear empleo es inmenso. Los datos así lo corroboran. Por ejemplo, se calcula que en América Latina, 1 de cada 5 puestos de trabajo están relacionados con la industria de viajes y turismo. Esto se traduce en que año tras año se crean millones de puestos de trabajo nuevos que, además de incluir diferentes perfiles profesionales son empleos de calidad.

 

El creciente valor económico y estratégico de la industria turística, sumado a su tendencia expansiva han favorecido que, a día de hoy, la empleabilidad en el sector sea no solo elevada, también atractiva para las personas que se incorporan el mundo laboral. Esto, tal y como recoge un informe de Exceltur, responde a 4 factores clave:

 

  • El turismo es un gran generador de empleo en términos de volumen tanto de forma directa como indirecta.
  • El turismo facilita la incorporación al mercado laboral de colectivos con dificultades de inserción.
  • Los salarios en las empresas turísticas son competitivos respecto a otros sectores.
  • El turismo ofrece una positiva experiencia laboral frente a otros empleos de las mismas categorías profesionales, remuneración y niveles de formación.

 

Y precisamente, uno de los aspectos que más ha evolucionado gracias al crecimiento del sector es la demanda de una mayor cualificación profesional del personal turístico. Y es que la mayor parte de las actividades del sector requieren de competencias específicas para las que se necesitan unas habilidades técnicas concretas.

 

Es por esto que la apuesta por formar de este sector debe pasar inevitablemente por la formación profesional y continua. Desde Ostelea somos conscientes de este cambio de paradigma que afecta, por un lado, a posiciones de dirección o gerencia, y también, a las nuevas posiciones en habilidades digitales –que exigen niveles de formación superior y específicos– y al resto de puestos de trabajo relacionados con el sector que demanda una serie de conocimientos concretos.

 

Añadir nuevo comentario