Alt text
Noticias
María Pérez “Si no hubiera estado cursando el máster, hoy no formaría parte de Meliá Hotels”
02 Mayo, 2018

  1. ¿Qué puesto ocupas en Meliá Hotels International y cuáles son tus funciones?

En la actualidad soy coordinadora de Recursos Humanos de Meliá Hotels International en los hoteles Meliá Fuerteventura y Sol Beach House at Meliá Fuerteventura, este último inaugurado el pasado 1 de marzo. En general, mi principal función consiste en tratar continuamente con, por y para personas, algo que he de reconocer que me apasiona.  Detallándolo un poco más, trato de gestionar todo lo relacionado con selección de personal, formación, inducciones, planes de desarrollo, captación, desarrollo y gestión del talento interno y externo, fomentar el employer and employee branding, promover la mejora del clima laboral, PRL, responsabilidad social corporativa, labores diarias y más administrativas propias del departamento… así como un sinfín de aspectos y cuestiones que surgen diariamente.

  1. ¿Cuándo y cómo se te presenta esta oportunidad profesional?

En lo que se refiere al puesto que estoy desempeñando en la actualidad, llevo en él desde el pasado mes de febrero.  El hecho de que en estos momentos esté ocupando este puesto es gracias al periodo de  prácticas que en la compañía realicé el pasado año. En  julio de 2017 comencé  como becaria en el departamento de Recursos Humanos para el corporativo de Meliá en Canarias y Cabo Verde, trabajando y aprendiendo muchísimo del HR mánager de la zona, Víctor Haro, aunque mi primera toma de contacto con Meliá en Canarias viene de la mano de su directora de operaciones, Sandra Guervós, me aconsejó y dio su visión sobre la compañía. Ella me puso en contacto con Víctor, quien, después de entrevistarme, me seleccionó para su departamento. Fueron un total de siete meses de prácticas en los que puedo afirmar que intenté aprender y aportar lo máximo posible, tratando de demostrar en todo momento que esta es mi pasión, que me motiva cada día para seguir aprendiendo y mejorar, y que me siento totalmente identificada con la cultura empresarial y los valores de Meliá Hotels International.

¿Qué destacarías de tu puesto de trabajo?

Como ya he comentado, el contacto continuo y directo con las personas, es algo que me encanta y me apasiona. El poder formar parte –e influir, en cierta medida– del ciclo de desarrollo de una persona, desde mi posición en el departamento de Recursos Humanos, me parece sencillamente espectacular. Me encanta tratar de transmitir a mis compañeros y compañeras lo que sé y hacerles partícipes de nuestra cultura empresarial, de nuestros valores, de conseguir que se sientan parte fundamental de esta compañía y el motor para lograr los objetivos que marca la alta dirección. Me apasiona el coaching y formar, enseñar lo que he aprendido a lo largo de mi experiencia profesional y mis vivencias. Al final, esto es un suma y sigue continuo en el que tenemos que proyectar lo mejor de nosotros día a día.

 

  1. ¿Qué aspectos consideras fundamentales para que el desarrollo de tu trabajo sea óptimo?

Personalmente, considero que lo fundamental es el ambiente de trabajo, la confianza que depositen en ti y el apoyo que te ofrezcan. No puedo sentirme más arropada por el maravilloso equipo de profesionales que rodea a Meliá Hotels International, especialmente en Canarias y en el área del Mediterráneo, puesto que es mi día a día. Es primordial contar con los recursos materiales y humanos necesarios para poder desarrollar mis funciones y mi trabajo diario. Y es que en el Meliá Fuerteventura me han acogido desde el primer día de una manera excepcional.

También es cierto que al trabajar en un departamento como Recursos Humanos, en el que continuamente surgen cosas y todo es muy cambiante, resultan fundamentales la organización y la planificación. Y eso es algo que, hasta la fecha, estamos controlando bastante bien.

  1. Tu incorporación a Meliá Hotels International coincide en el tiempo con la finalización del máster que estabas realizando en Ostelea ¿Crees que el hecho de tener el máster te ayudó a conseguir el puesto?

En mi caso, pienso que fue uno de los factores determinantes. Si no hubiera estado cursando el máster, no habría tenido la posibilidad de realizar las prácticas y hoy no formaría parte de Meliá. Además, desde que decidí orientar mi carrera profesional hacia el sector turístico, después de ser cliente en algunos de los hoteles de la compañía y alumna de muchos profesionales y compañeros y compañeras de Meliá, sentí que tenía que formar parte de esta compañía. Me identifico totalmente con su cultura organizativa y con sus valores. Los valores que constituyen la esencia de Meliá Hotels International no son solo palabras bonitas, sino que para mí son parte de mí día a día. Siempre he tenido muy desarrollado el sentido de pertenencia a una organización, y con Meliá parece que, simplemente, las piezas de mi puzle han encajado.

Creo que toda formación que uno pueda desarrollar no solo es un plus, sino que es necesario reciclarnos y aprender continuamente, y más en un sector en el que cada día las innovaciones son tan bestiales que hacen que parezca que siempre «llegamos tarde». Sé que si no hubiera cursado este máster, no habría tenido a profesores (ahora compañeros y compañeras) de Meliá que creyeron en mí y apostaron por darme la oportunidad de realizar las prácticas en esta empresa.

  1. ¿Qué máster realizaste?

Hice el Máster en Dirección Hotelera y Empresas de Restauración, con triple titulación otorgada por Ostelea School of Tourism & Hospitality, EAE Business School y la Universidad Rey Juan Carlos.

El máster lo cursé en el campus de Madrid y, sin lugar a dudas, ha sido el mejor año de mi vida y la mejor experiencia personal y profesional que hasta ahora he vivido. Y deseo que vengan muchas más y mejores, si es posible.

  1. ¿Qué te llevó a cursar ese máster y por qué elegiste Ostelea? ¿Qué destacarías de la escuela?

Sinceramente, y aunque sé que suena muy cursi o utópico, no me canso de decirlo: el que haya cursado este máster no es más que una «búsqueda de la felicidad». Me apasiona este sector. Realmente es el motor de mi vida cotidiana y el máster me ofrecía todo lo que creo que debe tener una formación de este tipo:

  • Un programa formativo exigente y totalmente adaptado al sector.
  • Un claustro de profesores y profesoras formado en un 90 % por profesionales del sector, lo que, sin duda alguna, es su valor añadido y diferencial.
  • Networking continuo con los mejores profesionales del sector.
  • Obtención de una triple titulación.
  • Formación complementaria sobre coaching, hospitality, company meetings, idiomas, cursos de Excel…
  • Aplicación práctica de los conocimientos teóricos, utilización del método del caso, aplicación de conocimientos y materia de revenue con el uso de un simulador (Business Game) pionero en el sector…

En definitiva, a la hora de analizar el máster y esa «inversión en mí y en mi futuro», valoré todas estas opciones. Elegir Ostelea fue muy fácil. A pesar de que en Madrid era su primera promoción, la escuela ya contaba con experiencia en Barcelona. Y, obviamente, venir de la mano de su partner EAE Business School, que es la segunda mejor escuela de negocios de España y está entre las mejores de Europa y del mundo, y bajo el amparo del Grupo Planeta, hizo que mi decisión estuviera muy clara desde el principio. Su prestigio y experiencia avalaban el máster que quería cursar.

  1. ¿Cuál es tu formación inicial y tu experiencia profesional?

Soy licenciada en Administración y Dirección de Empresas, promoción 2005-2010. Durante la licenciatura, realicé la especialización intercurricular en Dirección General, cursando también asignaturas de la especialización en Dirección Financiera. Aquí fue cuando empecé a enamorarme de los Recursos Humanos y a comprender que, tarde o temprano, estaría ligada a esta área empresarial. Aunque sí que tengo una vena emprendedora latente, siempre he tenido muy claro que quería formar parte de una gran organización en la que poder llegar a transformar algo y marcar una diferencia.

Mi experiencia profesional, tras realizar unas prácticas en mi último año de carrera en el departamento de Fiscal de Garrigues, durante cuatro meses, se inició en una gran compañía canaria, Mutua Tinerfeña

Posteriormente, decidí dejar esta experiencia para adentrarme más en el mundo comercial y del marketing, y pasé a formar parte de una empresa de diseño gráfico, serigrafía, rotulación, merchandising y organización de eventos deportivos como adjunta a la dirección.

Tras pasar casi un año en Madrid cursando el máster, hice prácticas en el cluster de Recursos Humanos de la compañía Radisson Blu España, y entonces me adentré en el maravilloso mundo del turismo y la hostelería. Al finalizar estas prácticas y ya en julio de 2017 comenzó mi relación con Meliá Hotels International, donde, sin lugar a dudas, he encontrado mi sitio. Me siento completamente identificada con su esencia, con su misión y sus valores, lo que considero fundamental para poder crecer tanto personal como profesionalmente y hacer crecer a una compañía.

  1. Siendo licenciada en Administración y Dirección de Empresas, ¿qué te llevó a realizar un máster en un área tan específica del sector del turismo?

Como he venido diciendo, es un sector que me apasiona. Siendo canaria y viviendo aquí, es una «obligación» preocuparnos por nuestra principal fuente de riqueza. Igualmente, España es líder mundial en recepción de turistas, lo que supone la fuente más importante de aportación al PIB de nuestro país.

Creo sinceramente, y no me cansaré de decirlo, que Canarias es muchísimo más que sol y playa. Por supuesto que tenemos unas playas espectaculares y disfrutamos de una gran cantidad de días de sol al año, pero hay más. Somos más que eso. Y continuamente avanzamos tecnológicamente, al igual que avanzan, se desarrollan y surgen nuevos nichos de mercado y clientes potenciales con expectativas por cumplir. Ya no hay solo ocio o negocio, vacacional o urbano: surgen nichos por explotar que están deseando que demos respuesta a sus necesidades y que nos anticipemos sorprendiéndoles… Además, en Canarias no tenemos que enfrentarnos a la estacionalidad y lidiar con técnicas de desestacionalización: estamos 24 horas al día los 365 días del año, y es nuestro deber tratar de mejorar, innovar, ser referentes, buscar la excelencia constantemente, mostrar nuestra cercanía y proximidad y, simplemente, hacer lo que mejor sabemos hacer, que es demostrar nuestra verdadera vocación de servicio.

Para mí los hoteles son como pequeñas ciudades, con sus habitantes, empresas y negocios, turistas y visitantes… Un hotel es como un mini mundo en el que tenemos la oportunidad, día tras día, de impactar en personas, de cambiar su mundo, su día y su noche, de hacer mágicas unas vacaciones con las que pueden llevar soñando años. Tenemos la obligación de devolver a la sociedad parte de lo que cogemos de ella, y para ello potenciamos y desarrollamos los lugares en los que están nuestros hoteles, tratamos de involucrarnos en las costumbres y la cultura de la zona en la que estamos ubicados, añadir productos kilómetro cero a nuestros menús... En definitiva, debemos conseguir que no solo crezcamos nosotros como empresa, sino también las personas y el entorno en el que estamos.

  1. ¿Crees que el sector turístico es uno de los que más oportunidades profesionales pueden ofrecer a los jóvenes, sobre todo si tienen formación específica en este ámbito?

¡Por supuesto! No podemos olvidar que en el mundo hay miles y miles de personas formadas con muchísimas inquietudes al igual que nosotros, por lo que los jóvenes tenemos que tratar de marcar la diferencia, de buscar nuestro valor añadido, y estoy convencida de que la formación es fundamental.

Apuesto por una formación específica impartida por profesionales del sector, por personas que día a día se enfrenten a la dedicación, la dureza y el sacrificio que implica este sector y que, a su vez, sean capaces de transmitir la pasión por este mundo del turismo. Por eso creo que formarse en programas como los que ofrece Ostelea es primordial y marca una diferencia a la hora de preseleccionar un currículum.

El turismo está en auge, y mucho más en nuestro país. No podemos obviar la necesidad que tiene el sector de profesionalizarse para poder dar una respuesta ágil a todos esos clientes exigentes que demandan un servicio único, con un efecto «¡guau!» durante todo el ciclo de su estancia, desde la reserva hasta la salida. Ya no basta con tener camas confortables o unas bonitas vistas o habitaciones, eso lo tenemos todos. Seguramente habrá hasta mejores. Pero lo que marca la diferencia son las personas, su vocación de servicio, su talento, su actitud. Necesitamos a personas formadas con muchísimas ganas de comerse el mundo y de demostrar que no vamos a sufrir una obsolescencia programada, sino que trabajamos para tratar de anticiparnos innovando en nuestros nuevos proyectos.

  1. ¿Qué consejos darías a todas aquellas personas con experiencia profesional en otros ámbitos que quieran acceder laboralmente al sector turístico?

Pues… ¡que se tiren a la piscina, como yo! Que sopesen los pros y los contras y que, si lo que sienten es pasión por este sector, que se formen y que aprovechen cada segundo de su formación en absorber y aprender de cada profesional que se les cruce en el camino.

No me canso de aprender, de querer seguir evolucionando, de desarrollarme. Las personas deben tener actitud. Actitud frente a la vida y frente a su carrera profesional. A veces, simplemente hay que pararse a escucharnos a nosotros mismos y decidir qué es lo que queremos.

Cuando sientes que has encontrado el camino profesional que deseas seguir, es muy fácil. Hay que dejar de tener miedo y empezar de cero. Volver a empezar una y todas las veces que haga falta. Y es que el turístico es un sector muy sacrificado, pero para los que lo amamos es inmensa la recompensa que nos genera cada día cumplir con las expectativas de nuestros clientes, ayudar a que nuestros compañeros y compañeras desarrollen su trabajo y, para mí, desde Recursos Humanos, formar parte de su ciclo de vida profesional es brutal. Me encanta captar talento y tratar de desarrollarlo, de potenciarlo y de conseguir que, juntos, sigamos cumpliendo metas y creciendo al mismo tiempo que la compañía.

  1. ¿Y a quienes ya trabajan en el sector y quieren seguir creciendo profesionalmente?

Que luchen por ello, que se formen continuamente para lograr diferenciarse, que aprendan día a día de todo el que puedan, que se rodeen de los mejores y busquen siempre la excelencia.

Para mí, que me gustaría seguir creciendo en este sector y llegar a puestos directivos como, por ejemplo, directora de hotel, son fundamentales la perseverancia, las ganas y el ir marcándose metas y alcanzarlas.

Sigo pensando que si no te sientes identificado con la cultura empresarial, con los valores, con la esencia de la compañía para la que trabajas, muy difícilmente podrás crecer con la empresa y desarrollarte.

Yo creo que el éxito profesional es una ecuación que combina estas variables: ACTITUD (es el factor multiplicador y lo que claramente nos diferencia, son las ganas y las inquietudes que tenemos), APTITUD y FORMACIÓN.

  1. ¿Cómo ves el futuro del sector tanto en Canarias como en el resto de España?

Obviamente, creo que seguirá siendo el motor de nuestra economía, pero cada vez se vuelve muchísimo más exigente. Me impacta y me apasiona todo lo relacionado con la digitalización del sector, con la implantación de nuevas tecnologías, la nanotecnología, los nuevos nichos de mercado y su diversificación, el impacto de los social media y las redes sociales en el sector, que llegan a formar parte de la operativa.

Tenemos que adelantarnos en un mundo en el que parece que siempre llegamos tarde porque, cuando conseguimos implantar y adaptar una nueva demanda tecnológica en nuestra manera de trabajar, surgen nuevos desarrollos y aplicaciones que dejan obsoleto lo anterior.

Creo que el futuro viene de la mano de una gran implicación de las empresas, tanto en la responsabilidad social corporativa como en la eficiencia energética, que trate de preservar el mundo del que tanto recursos ya se han extraído. Podemos y debemos explorar nuevos nichos de mercado, no solo el de sol y playa. En Canarias en particular y en general en toda España tenemos otros recursos y atractivos que se pueden ofrecer: montaña, naturaleza, parques nacionales, reservas de la biosfera, ciudades patrimonio de la humanidad, tradiciones y costumbres que nos diferencian y que son un atractivo para quienes nos visitan.

¿Qué papel crees que tiene en este futuro la formación específica en turismo de los profesionales que trabajan en el sector?

Pues es vital. Como ya he comentado, hay una clara necesidad de profesionalizar el sector. Estamos ante unos clientes y una competencia cada vez más exigentes, y lo que ofrezcamos tiene que ser cada vez mejor.

Debemos especializarnos en nuestro sector, debatir y confraternizar, crear sinergias y networking con diferentes profesionales del turismo; con compañeros y compañeras y con nuestros competidores reales, potenciales y aspiracionales.

Necesitamos más expertos y excelencia en revenue, tecnologías de la información, digitalización de la información, social media, en captación, desarrollo y gestión del talento y capital humano… Necesitamos líderes en busca de retos y la formación es uno de los elementos clave para el éxito.

Creo que debemos apostar por una formación eminentemente práctica, fundamentada como valor diferencial en contar con profesores que sean profesionales del sector. Y, sin duda alguna, esa formación se consigue en Ostelea School of Tourism & Hospitality.

La clave está en aprender continuamente, en seguir formándonos y mejorando día a día, ya que esta es la apuesta más segura que podremos hacer nunca.

  1.  Y ya para finalizar, nos podrías decir cuáles son tus objetivos profesionales a medio y largo plazo

A medio plazo, me gustaría muchísimo seguir desarrollando mi labor en el área de Recursos Humanos y afianzar mi trayectoria en este ámbito,  a largo plazo y debido a cómo he orientado mi formación y experiencia profesional, me gustaría dar el salto a puestos directivos, y creo que en Meliá Hotels International puede tener la plataforma ideal para lograrlo.

Es fundamental ser feliz con lo que hacemos cada día y tener vocación por nuestro trabajo,  mi objetivo es la búsqueda continua de la excelencia. Debemos ser la mejor versión de nosotros mismos para crecer y alcanzar los objetivos que nos marquemos.

Alt text