¡LLÁMANOS AHORA! +34 93 400 50 24

logo

Actualidad

Blog de turismo

Octubre 02, 2018

3 trucos para no sufrir el Síndrome de París en tus próximas vacaciones

Blog de turismo

Nos pasamos prácticamente medio año organizando nuestras vacaciones de verano. Buscamos los puntos clave de la ruta, las paradas culturales obligatorias y hasta los restaurantes con mejor puntuación.

Buscamos en Internet, compramos todas las guías, rastreamos en las redes sociales e interrogamos a nuestros amigos y conocidos que ya han estado en ese destino porque no queremos dejarnos nada, – algunos hasta experimentan una sensación de miedo ante la posibilidad de estarse perdiendo algo– y sin embargo no nos damos cuenta de que tanta sobre exposición puede perjudicarnos a la hora de disfrutar de nuestro tan esperado viaje.

Sí, ese bombardeo que nos autoimponemos nos genera unas expectativas que puede que no se cumplan una vez pisemos esa ciudad, playa o monumento que tanto hemos visto e imaginado. Se denomina Síndrome de París y no es más que la desilusión y tristeza que sufrimos cuando el destino no es tal y como lo esperábamos.

Este mal no afecta sólo a los que pisan la ciudad de las luces, pero sí que el término lo acuñó el psiquiatra Hiroaki Ota a raíz de que un gran número de japoneses lo sufriera al visitar París. Desde entonces el fenómeno se ha repetido en todo tipo de viajeros y en los últimos años está aumentando culpa, en gran medida, de las redes sociales.

Tanto si tienes la suerte de que no te haya ocurrido todavía como si ya lo has experimentado alguna vez y no has escarmentado, te damos algunos consejos para que puedas evitar el Síndrome de París y disfrutes siempre de tus viajes.

1. Deja margen para la planificación

Tener una lista infinita de sitios qué visitar y rincones a los que ir, además de un poco estresante, deja poco margen a que la ciudad pueda sorprenderte y vivas situaciones inesperadas. Nuestra recomendación es que marques 3 o 4 puntos imperdibles y que después te permitas descubrir el destino de la mano de guías turísticos y, sobre todo, de los locales.

2. Desconéctate

Si ya has decidido que vas a improvisar parte de tu viaje tiene poco sentido que los días y semanas previos te dediques a investigar por Instagram a todos los que han estado en tu destino últimamente. Saber qué hicieron o ver sus fotos solo te generará ansiedad por querer emular su experiencia y lo que tú quieres es que tu viaje sea único. ¿Nos equivocamos?

3. Deja algo para la próxima

Es un error entender un viaje como algo cerrado, que debes hacer en un tiempo marcado. Es mejor entender la escapada a cualquier destino como una experiencia que puedes repetir, como si fuera un libro que puedes volver a leer. Si te dejas algo en el tintero siempre tendrás una buena excusa para volver a esa ciudad que en algún momento te conquistó.

Ostelea Tourism & Hospitality