¡LLÁMANOS AHORA! 900 535 641

logo

Actualidad

Blog de turismo

Agosto 03, 2016

¿Cómo afecta el terrorismo al turismo?

Blog de turismo

El terrorismo consiste precisamente en eso, en infundir terror. Crear una especie de paranoia en la sociedad que consigue mantener en una especie de estado de alerta ante un posible ataque inminente. No sabes ni donde ni cuando, lo único que tienes es la certeza de que pasará algo.

Durante los últimos años –por no decir meses- Europa ha sido escenario de grandes barbaries terroristas y parece que la frecuencia con la que se repiten es cada vez mayor. La situación ha provocado que los Estados amenazados de sufrir un atentado hayan aumentado los niveles de seguridad y la presencia policial haya aumentado muchísimo en todas las capitales europeas.

¿Cómo afecta al turismo?

No hay duda de que los atentados y las amenazas terroristas condicionan a los turistas en la elección de un destino u otro y muchos cambian su destino por miedo. El caso más flagrante lo encontramos en Francia. Es quizás el país europeo que más atentados y amenazas yihadiistas ha recibido en el útlimo año.

Sólo en el primer trimestre de este 2016, el país galo perdió un 8% de turistas con respecto al año anterior. Y eso que aún no se habían producido los atentados de Niza. Además de Francia, Turquía también ha perdido un 9% y Grecia un 11%. En el continente africano, Egipto es el más damnificado por las amenazas terroristas ya que ha perdido un 46%, según apunta un estudio de Hosteltur.

 

turismo y terrorismo

 

Más turismo nacional

Christian Tänzler, relaciones públicas de visitBerlin, considera que las amenazas de terrorismo están afectando al turismo internacional pero no al nacional. “Los turistas viajan menos en países como Egipto o Turquia, aunque notamos una tendencia que indica que a la gente está optando por viajar más dentro del propio país”, ha asegurado Tänzler.

Preferencia por las ciudades sin amenaza

La otra gran repercusión que trae el terrorismo a las tendencias turísticas en Europa es la pérdida del poder de atracción de los grandes países europeos como Francia o Bélgica. Aquellas capitales que están amenazadas han registrado descensos en el número de turistas tras los atentados. Esto ha favorecido el turismo en otras capitales europeas más desconocidas pero, a priori, más seguras.

Además de luchar por la seguridad europea y la lucha contra el terrorismo, los expertos en turismo señalan que el reto de los Estados miembro es el de lanzar campañas de concienciación para que los ciudadanos no se dejen intimidar y consigan disfrutar de la vida sin miedos.

Ostelea