¡LLÁMANOS AHORA! 900 535 641

logo

Actualidad

Blog de turismo

Septiembre 15, 2015

¿Es el branding turístico el aliado hacia el éxito?

El negocio turístico se mueve en un terreno donde los competidores son cada vez más imaginativos y los clientes más exigentes. En este campo, explotar el branding como elemento clave en la diferenciación y el prestigio de la empresa se convierte en un factor de éxito.

El poder de una marca influye en el comportamiento de sus clientes. Si la marca posee un alto valor, con una fuerte imagen corporativa y un posicionamiento potente sobre su competencia, garantizará su éxito a largo plazo. Se trata entonces de articular una estrategia eficaz en la construcción de la marca que permita vincular las cualidades positivas entre ésta y su imagen comercial -tanto si se pretende vender un destino como productos y/o servicios- y que resalte el poder de la marca.

El branding de destino es fundamental para las empresas del sector, pues influye en los beneficios que se puedan generar. Si los clientes no se sienten atraídos por el lugar donde se sitúa el negocio u hotel, irán a otro sitio; lo cual repercutirá tanto a la empresa como al turismo local. Por lo tanto es imprescindible conocer los activos del lugar y potenciarlos al máximo de manera atractiva, con el objetivo de conseguir que dicho lugar se convierta en el destino soñado por los turistas y viajeros. Más allá de las propias instalaciones del hotel, vender experiencias, sensaciones y la atmósfera que lo envuelve, bajo el propósito final de conseguir que sea concebido como una marca.

No obstante, explotar el marketing en turismo no se limita a resaltar un destino, sino también al producto. En este sentido, el branding de producto de un hotel es un elemento estrella para conseguir la diferenciación, facilitando el proceso de compra al consumidor, para convencerle en los segundos que dura el acto de compra. Si el usuario sabe lo que quiere, una marca reconocida le permite dirigirse directamente a su propio sitio web, sin necesidad de intermediarios que repercutan en la relación de confianza entre cliente-servicio.

Pero, al final, el kit de la cuestión es que la planificación de estrategias de marketing turístico innovadoras constituye un factor clave en el éxito de la difusión del negocio. ¿Cómo? Teniendo presentes los valores, la misión y la visión de la marca, así como su posicionamiento, localización y diseño corporativo, las redes sociales y los medios digitales o tradicionales contribuyen en dar a conocer la marca, generar visibilidad, que se hable de ella y crear notoriedad.

En síntesis, la construcción de una marca es una carrera de fondo, donde intervienen múltiples factores, tanto internos como externos. El reto reside en pensar en el concepto hotel-experiencia en el momento de crear una marca, dotarla de valor, credibilidad y singularidad, y desarrollar una comunicación para finalmente conseguir que los usuarios la prefieran por motivos de familiaridad con su imagen.

Ostelea