¡LLÁMANOS AHORA! 900 535 641

logo

Actualidad

Blog de turismo

Octubre 03, 2015

El Internet de las cosas y su integración en el sector hotelero

Actualmente vivimos con la sensación de que, con la tecnología actual, estamos hiperconectados a Internet. Sin embargo, en 2020 se estima que haya conectados 26.000 millones de objetos, 30 veces más que en 2009. De esto trata el Internet de las cosas: la mayoría de los objetos cotidianos a nuestro alcance se irán conectando uno a uno a Internet en los próximos años. No solo nos referimos a dispositivos electrónicos como televisores o frigoríficos, sino también a elementos cotidianos como enchufes, lámparas, persianas o cortinas.

La conexión de estos objetos a Internet va a permitir la personalización automática según las preferencias o el entorno en el que se encuentre el usuario. Por ejemplo, cuando suene la alarma en el despertador de tu smartphone, éste se podrá comunicar con el resto de dispositivos de la habitación y, según la meteorología exterior, hará que se levante la persiana, active la calefacción o encienda la luz. 

La integración de toda esta tecnología ocasionará cambios en el sector hotelero y, sin duda, generará grandes ventajas competitivas. Los clientes se beneficiarán de servicios de mayor calidad y los establecimientos verán cómo la alta inversión que se necesita para integrar esta tecnología repercute de manera positiva en su gestión.

Los clientes podrán, entre otras muchas cosas, acceder a su habitación con su smartphone sin necesidad de tarjetas o llaves, activar la calefacción o el aire acondicionado antes de llegar al hotel o ver el contenido de su tablet en la televisión de la habitación.

Los hoteles, con la información obtenida de los hábitos de sus huéspedes, tendrán más posibilidades de fidelizar clientes a través de ofertas personalizadas. Y la comunicación entre dispositivos y personas permitirá mejorar la eficiencia energética del establecimiento y su seguridad.

Sin lugar a dudas, aún cuando toda esta tecnología esté presente en el sector hotelero, la calidad del servicio personal seguirá siendo un factor decisivo.

Ostelea