¡LLÁMANOS AHORA! 900 535 641

logo

Actualidad

Blog de turismo

Noviembre 02, 2017

Las zonas conflictivas: nueva moda del turismo

Blog de turismo

El peligro atrae. Los humanos nos sentimos atraídos por experiencias de tensión y ansiedad. Sobre todo si éstas son ficticias y no tienen nada que ver con nuestro día a día. Éstas experiencias son especialmente atractivas cuando sabemos que no tienen una consecuencia directa en nuestras vidas. Por ejemplo, las películas de ciencia ficción o las novelas de suspense en las que nos sentimos fuertemente involucrados con la trama de la historia.

Pero, ¿qué pasaría si pudiéramos vivir en primera persona éstas experiencias? El turismo se encuentra pisando un tema tabú. Empresas del sector turístico ya están estudiando cómo responder a esta cuestión.

 

El turista de hoy busca experiencias intensas

Vivir experiencias que implican cierto peligro se están convirtiendo en una nueva manera de viajar. ¿Por qué se estilan este tipo de viajes? En primer lugar, porque la mentalidad del viajero y, por lo tanto, el “consumidor” del sector turístico, está cambiando.

Cada vez vemos más aventureros y aventureras que quieren descubrir aquello que no ha visto nadie con sus propios ojos. Lo que se busca en un viaje es crecer como personas y, para conseguirlo, un viaje que te ponga al límite puede convertirse en la mejor opción Las agencias de turismo están aprovechando esta tendencia para abrir mercado, proponer nuevos packs y atraer clientes con experiencias que les lleven al límite.

 

El turismo de conflicto: ¿Es ético?

Pero la pregunta más importante que nos tenemos que hacer es la siguiente ¿Es ético potenciar el crecimiento de estos negocios dentro del sector turístico?

El objetivo, en muchos casos no es convertir los lugares de destino en escaparates terroríficos ni exponer a los viajeros a los peligros de la zona a la que  viajan. La justificación que dan estas empresas es que buscan es eliminar los prejuicios del turista y quieren hacerles despertar cierta empatía de las personas que viajan a este tipo de destinos.

Este conjunto de experiencias debe tratarse con mucho cuidado, ¿debería la OMT regular los efectos y consecuencias de este tipo de viajes? ¿Hemos de dejar de aprovechar esta tendencia de viaje? ¿Somos capaces de crear un turismo que vaya un poco más allá de la playa, los rascacielos y las fotos estereotipadas? 

Ostelea