¡LLÁMANOS AHORA! 900 535 641

logo

Actualidad

Blog de turismo

Octubre 02, 2017

Turismo y tabaco: ¿Cómo afecta el humo al sector?

Blog de turismo

Que fumar es malo para la salud, es algo de sobras conocido por todos. Parece evidente, pues, que la ley antitabaco, promulgada en 2010, fuera un acontecimiento celebrado popularmente. Sin embargo, no fue así. Al inicio, no todo el mundo vio con buenos ojos esta nueva jurisdicción.

El sector hostelero adujo en el 2005, que una ley que prohibiera el tabaco en establecimientos hosteleros podría tener un efecto directo en los ingresos del sector. En concreto, afirmaron que librarse del humo podría llegar a suponer una pérdida de entre el 5 y el 10% de su facturación.

El tiempo ha demostrado que esta creencia era irreal. Las consumiciones en los establecimientos hosteleros han continuado creciendo al mismo ritmo pese a liberar a estos espacios del humo del tabaco. Pero, ¿de qué manera pueden convivir turismo y tabaco?

 

El cigarrillo electrónico y las terrazas

Las alternativas que se proponen a los bares y establecimientos gastronómicos es la de ofertar sus terrazas para los fumadores. Aunque, después de ver la concienciación de la sociedad respecto a este punto, también han sido muchos los establecimientos que han optado por liberar del humo también a sus terrazas.

Otra posibilidad es la del uso de los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, esta opción también viene acompañada de cierta controversia. “Ese vapor también afecta al que está sentado al lado”, explicó el Dr. Lozano en una ponencia en Ostelea.

Además, tampoco está del todo claro que estos cigarrillos eléctricos sean completamente inocuos. “Se intenta vender que es vapor de agua, pero claramente es más que eso” asegura el Dr. Lozano. De hecho, el año pasado la Organización Mundial de la Salud advirtió que el uso de cigarrillos electrónicos “plantea graves amenazas para los adolescentes y los fetos”.

 

La mejor solución, acabar con los malos humos

El objetivo de esta ley no era otro que el de disminuir el tabaquismo en España y, por ende, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Tras más de cinco años de ley antitabaco, se puede afirmar que esta medida tuvo un efecto directo en los hábitos de consumo de los españoles.

Según apuntan desde el Ministerio de Hacienda, en los últimos 15 años se ha pasado de vender unas 4.200 millones de cajetillas de tabaco anuales en el 2000 a 2.100 millones de cajetillas en el 2015. Esta bajada de consumo de tabaco se explica, por medidas como la Ley Antitabaco, los Impuestos especiales en el tabaco o la concienciación social respecto a este tema.

Al final, la mejor solución para acabar con el tabaco es evitarlo y promover un turismo healthy.

 

 

Ostelea