¡LLÁMANOS AHORA! 900 535 641

logo

Actualidad

Todas las noticias

Alejandro Mateo: “Los motores de reservas se guiarán más por el cliente, no por la publicidad digital en Google”

Lunes, Enero 30, 2017


 

“Tendencias y estrategias de comunicación, marketing y redes sociales” ha sido la charla ofrecida por Alejandro Mateo a los alumnos del Campus de Barcelona de Ostelea. El invitado ha estado en contacto continuo con la temática de la charla, como colaborador de la Cadena SER Catalunya y como responsable de Marketing y Comunicación del sector restauración de Moritz Barcelona, la marca de cerveza catalana con más trayectoria de todo el sur de Europa. Actualmente, Alejandro Mateo es cofundador de “La 29 by Noé Puigpey”, salón de belleza y peluquería, y trabaja como consultor externo de marketing y comunicación, especializado en el sector turismo.

Con un apartado dedicado a los millennials, el ponente ha tratado las tendencias del turismo para esta generación, con conceptos como el “postureo” (querer mostrar a todos los amigos de las redes sociales dónde estamos y qué hacemos en cada momento), y el egoturismo (donde la fórmula preponderante son amigos+vacaciones=soy el protagonista).

Los millennials tienen sus características propias, necesidades y demandas que las empresas deben conocer para adaptar sus productos y servicios. Digitales, multipantalla y críticos exigentes son algunas de las características que los definen. A estos las empresas les ofrecen experiencias, una comunicación continua y constante a través de aplicaciones o redes sociales como Twitter y actividades responsables.

 

En primer lugar, desde hace tiempo venimos observando una digitalización del sector turismo, adaptándose a nuevas generaciones como los millennials. En tu opinión, ¿ya se ha digitalizado por completo o todavía quedan aspectos y modelos que adaptar al 2.0?

Creo que el proceso de digitalización en el ámbito del turismo aún queda bastante por hacer. Ha sufrido cambios a pasos agigantados, pero las nuevas generaciones y los nuevos hábitos de consumo siguen evolucionando y aún nos quedan temas pendientes. Además considero que estamos todavía en el principio de la revolución digital; cambiarán las maneras de reservar, daremos mucha más importancia a las experiencias y servicios más que a las estrellas de un hotel, se buscará más la personalización de la estancia de los clientes y el sector deberá facilitar la generación de selfies, comentarios y fotos, en general, de nuestro producto ya que considero que los motores de reservas en un futuro se guiarán más por el cliente, no por el PAID (publicidad digital en Google).

 

En un artículo que escribiste cuando eras Social Media Strategist de Apple Tree Communications ofrecías una serie de consejos útiles a las agencias a la hora de organizar un viaje de prensa. Ahora es extensible para hablar de bloggers e influencers en general pero, ¿cómo medir ese retorno de la inversión?

Aún estamos un poco verdes en este campo, hasta ahora hemos tenido la facilidad de poder calcular el ROI (retorno de la inversión) en comunicación en base a los valores publicitarios equivalentes de nuestras apariciones en prensa. Encontramos con empresas dedicadas a la monitorización y valoración de los impactos en prensa, conocido como clipping, aunque también es cierto que algunas cojean en este ámbito.

Actualmente cuesta mucho poder valorar económicamente el impacto de una publicación en Instagram o Facebook, ya que principalmente los impactos sólo los ve la persona que lo publica. Por otra parte, cuando trazas una estrategia de marketing, para poder medir el ROI, siempre deberás hacerlo en base a unos objetivos previamente marcados bajo unos KPI’s, así podrás calcular bien la inversión que te ha costado lograrlos y repetir o revisarlos para futuras acciones.

De todas formas, me considero un romántico del papel, y aún me sigue satisfaciendo más ver una publicación en una revista o diario en papel, que no una foto colgada en el Instagram de un/a blogger.

 

 

¿Por qué trabajar con influencers en este sector?

Al igual que en otros sectores (moda, gastronomía o tecnología,) el turismo tiene que adaptarse a estos nuevos cambios. Normalmente todos somos más activos en las redes sociales en momentos de ocio y disfrute, los cuales la mayoría siempre vienen dados por un agente relacionado con el turismo: hotel, resort, restaurante, lugares, etc. ¡Todos queremos compartir con nuestros contactos el momento de felicidad que estamos viviendo! Por eso, y porque cada vez más los jóvenes y adult youngs tienen como referentes a personas con millones de seguidores en su cuenta de Instagram.

Al igual que antes los adolescentes aspiraban a ser futbolistas o forraban sus habitaciones con posters de grupos de música, ahora muchos tienen como referentes a chicos de su edad que subiendo una fotografía en Instagram, pueden provocar el querer poseer el objeto que le acompaña o estar en el sitio donde él también ha estado.

 

¿Qué resultados han dado las estrategias llevadas con influencers como Dulceida?

He tenido la oportunidad de conocer y colaborar con Aída y con otros/as influencers, y como en la comunicación tradicional, siempre hay alguno que destaca y este es su caso.

Hay casos, como ella o como Sergi Pedrero, que ves un retorno del Brand Awarnes directo, si uno de los dos te publica en su Instagram, en seguida te pueden llegar a bloquear el teléfono, por recibir miles de notificaciones y creces exponencialmente en número de seguidores, cosa que si tuvieras que pagar, sería mucho más caro que la colaboración.

 

Pongamos como ejemplo una cadena hotelera, ¿cómo adaptar su estrategia de comunicación a cada red social? ¿En función del público que la utiliza o mejor establecer una misma estrategia para todos los canales?

Personalmente soy partidario que haya una estrategia de comunicación global, y luego adaptar pequeñas acciones o planes para cada una de tus campañas. Antes que nada se debería valorar si tenemos que estar presentes en todas las plataformas digitales o redes sociales. Debemos tener en cuenta que siempre tiene que haber contenido. Si entramos en una red social, no hay nada peor que nos “visite” un cliente para buscar más información y ver que está dejada y sin actualizar.

 

¿Son solo las grandes cadenas hoteleras las que pueden permitirse una estrategia de marketing y comunicación adaptada a cada público o también lo puede realizar una pequeña empresa familiar del turismo?

Las grandes cadenas pueden tener mayores presupuestos, pero hoy en día, con el acceso que tenemos a la información, todo el mundo debería probar el marketing, cada uno a su escala. Entonces verían cómo, con pequeñas inversiones, tendrían buenos resultados y querrán seguir apostando por ello. 

 

Ostelea