¡LLÁMANOS AHORA! +34 93 400 50 24

logo

Actualidad

Todas las noticias

Natalia Janssen, antigua alumna de Ostelea: “En Fairmont Rey Juan Carlos I uno se da cuenta de que cada grano de arena construye una montaña”

Martes, Enero 9, 2018


Con una amplia experiencia internacional en diferentes países y por motivos tan dispares como sus prácticas del Grado en Derecho o varios programas de voluntariado en Tailandia o Corea, hoy conocemos a Natalia Janssen Samper. Reconoce que su “giro profesional” del derecho al turismo es llamativo, pero “para nada me arrepiento”, nos cuenta. La razón principal que le llevó a estudiar el Máster en Dirección Hotelera y de Restauración en el Campus de Barcelona de Ostelea fue la experiencia que adquirió en el restaurante familiar. “El servicio y el trato constante con el cliente nacional e internacional hizo que me decantara finalmente por este sector”.

La antigua alumna, desde el inicio de las clases, buscaba llevar a la práctica todos los conocimientos que iba adquiriendo en el Máster. Ello le llevó a aplicar a una oferta vacante para el hotel Rey Juan Carlos I, de cinco estrellas y que pertenece a la compañía internacional Fairmont. Durante seis meses trabajó en el departamento de Talento y Cultura, aprendiendo de un equipo de más de 450 personas, a las que se muestra muy agradecida por su crecimiento, personal y profesional.

 

 

Natalia tiene grandes expectativas para su futuro profesional que continuará en el sector turístico, aunque, a futuro, reconoce que desea poder fusionarlo con su carrera profesional de la defensa de derechos humanos

Cuéntanos en primer lugar, ¿cómo surgió la posibilidad de incorporarte a Fairmont Rey Juan Carlos I?

Durante las primeras sesiones del Máster sentí la necesidad de estudiar la aplicación práctica de todos aquellos conocimientos teóricos que iba adquiriendo en Ostelea. Por esta razón, inmediatamente comencé a investigar acerca de las posibilidades de prácticas profesionales que las cadenas hoteleras ofertaban en Barcelona y que permitieran ser compaginadas con las clases presenciales del Máster en Dirección Hotelera y Restauración al que asistía en ese momento.

 

¿Qué fue lo que más te interesó del puesto?

Después de barajar diferentes opciones me decanté por realizar unas prácticas en la oficina de Recursos Humanos en el hotel Rey Juan Carlos I. Este hotel pertenece a la marca Fairmont, una compañía internacional que vela por la creación de experiencias inolvidables para los huéspedes, por lo que estaba segura de que estas prácticas enriquecerían mi trayectoria profesional y la impulsarían en un futuro.

 

¿Cómo fue el proceso de selección?

Tras inscribirme en la oferta de prácticas, la oficina de Talento y Cultura del hotel me contactó para realizar una primera fase que consistiría en una entrevista online. Tras superar esta primera fase, concertaron conmigo una segunda entrevista, esta vez presencial, con la Talent & Development Manager. Valoraron mi candidatura y confiaron en mí, brindándome la posibilidad de formar parte del equipo de Recursos Humanos durante un período de seis meses.

 

Háblanos del hotel, ¿cuáles son las características diferenciadoras del mismo? ¿Qué destacarías de la empresa?

El hotel Fairmont Rey Juan Carlos I es un hotel de lujo de 5 estrellas situado en la ciudad de Barcelona. La compañía Fairmont es consciente de la importancia del capital humano en la creación de experiencias para el cliente y esta preocupación queda reflejada en el trato cercano que el hotel tiene, tanto con sus huéspedes como con sus empleados.

 

¿Qué has aprendido de esta experiencia laboral?

Mi función era la de dar soporte al departamento de Talento y Cultura, colaborando en la gestión laboral, en el desarrollo de nóminas, en la selección y formación de personal, y en la gestión de riesgos laborales.

Es difícil aprender poco en un hotel que gestiona un equipo de trabajo de más de 450 personas. En un hotel de tal envergadura uno se da cuenta de que cada grano de arena construye una montaña, y ser partícipe de esta construcción es toda una satisfacción personal. Agradezco a todo el personal del hotel el haberme ayudado a aprender, tanto de forma profesional como personal.

 

Sobre tu perfil, hemos visto que has sido voluntaria en Tailandia y en Corea, ¿qué destacarías de ambas experiencias? ¿Qué es lo que más te han aportado personalmente? ¿Repetirías?

Cuando uno aún es pequeño ya se da cuenta de la realidad existente en nuestro mundo, y es que, a pesar de ser todas las personas merecedoras de unos mismos derechos, existe una igualdad de oportunidades para muchos colectivos. Tras haber dedicado varios años a la realización de voluntariado sociales en mi ciudad, no quise desaprovechar la oportunidad de poder ayudar en aquellos países que visité y aprender otras formas de ver la vida.

De estas experiencias aprendí que es muy sencillo el crear una sonrisa en otra persona. Por lo que desde aquí animo a todo el mundo a colaborar, ya que considero que, ayudando, no solo se ayuda al prójimo, sino a uno mismo.

 

También has realizado prácticas para la Asamblea Legislativa della Regione Umbria en Italia. ¿Qué destacarías de esta experiencia internacional?

Me atrajo mucho la posibilidad de hacer mis prácticas de derecho en la Assemblea Legislativa della Regione Umbria. Participé en varias comisiones parlamentarias y colaboré con los consiglieri en todas las etapas de los procesos de elaboración de leyes regionales, pudiendo aprender las diferencias legislativas existentes entre el sistema español y el italiano.

 

Estas prácticas nacen por ser graduada en derecho por la Universidad CEU Cardenal Herrera. No obstante, tras esta formación optaste por continuar con tus estudios con el Máster en Dirección Hotelera y Empresas de Restauración en Ostelea. ¿Qué te motivó a formarte en otro sector diferente?

Soy consciente de que este cambio asombra a mucha gente. Mis padres abrieron un restaurante hace unos cinco años y les he venido ayudando durante todo este tiempo. El servicio y el trato constante con el cliente nacional e internacional hizo que me decantara finalmente por este sector; decisión de la que, para nada, estoy arrepentida.

 

¿Qué expectativas tenías al inicio del Máster?

Como acabo de comentar, ya contaba con una amplia experiencia en restauración. Esperaba de este Máster el poder aprender los conocimientos técnicos y teóricos que ya había visto en la práctica en el restaurante y el poder adentrarme en un sector nuevo, el sector de la hotelería.

 

¿Cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo?

Habiendo finalizado tanto el Máster como mis prácticas en el hotel, tengo como objetivo primordial el encontrar un empleo en el área del turismo para demostrar y seguir aprendiendo a la vez.

En el futuro mi objetivo es tener la independencia suficiente como para poder casar mi carrera profesional del turismo con mi carrera personal de la defensa de los derechos humanos.

 

Más allá de la formación, ¿qué destacarías de tu paso por Ostelea?

La posibilidad de aprender de los alumnos también. Ostelea cuenta con una multitud de alumnos internacionales y considero todo un privilegio el poder compartir las distintas experiencias y el poder enriquecerse de los diferentes puntos de vista de cada alumno ante un mismo problema.

 

Para finalizar, ¿recomendarías Ostelea?

Claramente sí. Destaco la profesionalidad del profesorado y la voluntad de hacernos partícipes de la realidad que el mundo del turismo está viviendo en este momento, así como la predisposición de ayudar al alumno en el enfoque de su trayectoria profesional.

 

Ostelea