¡LLÁMANOS AHORA! 900 535 641

logo

Actualidad

Todas las noticias

“El turismo gastronómico es una oportunidad de turismo sostenible”

Miércoles, Noviembre 25, 2015


Hoy charlamos con Dra. María del Pilar Leal, directora del Bachelor Programme in International Tourism en The Ostelea School, que ha participado en la Culinary and Wine Conference 2015 celebrada en Viena para hablar de su tesis doctoral “Turismo gastronómico y desarrollo local en Cataluña: el abastecimiento y comercialización de los productos alimenticios”.

Has participado en la Culinary and Wine Conference 2015 de Viena. ¿En qué consiste esta conferencia?

La conferencia de Viena responde a las diferentes actividades que se han realizado con intención de responder qué es el turismo gastronómico, o por lo menos a entender cómo funciona este turismo.

Ha sido uno de esos primeros intentos académicos en centrarnos y debatir alrededor de diferentes experiencias a nivel internacional sobre turismo gastronómico y enoturismo.

¿Es necesario el turismo gastronómico en Cataluña para tener un turismo sostenible?

Lo que he concluido a través de mi investigación es que el turismo gastronómico sí es una oportunidad de turismo sostenible porque implica, por ejemplo, el acortamiento de las cadenas de abastecimiento y comercialización; intenta en la mayoría de casos un contacto entre el consumidor y el productor; acorta también la distancia de los productos, por lo cual tienes menos emisiones de CO2 a la atmósfera; … Es un turismo sostenible, es necesario para Cataluña, y en general pertinente para cualquier territorio. Pienso que es una oportunidad.

¿Y está profesionalizado y estructurado el turismo gastronómico en Cataluña?

El turismo gastronómico resulta ser pionero en España porque en 2003 se crea el Club Gastronómico, que lo genera la Generalitat, concretamente la Agencia Catalana de Turismo. Y a través de este club se intenta agrupar a diferentes empresas interesadas en esta modalidad turística.

Es importante matizar que el turismo gastronómico todavía es incipiente, necesitamos datos que efectivamente confirmen un perfil del turista mucho más estructurado para el conjunto de Cataluña.

¿Cuáles son los recursos turísticos gastronómicos de Cataluña?

La gastronomía ha formado parte históricamente de otras modalidades turísticas, pero también se une al paisaje, a la cultura, … Entonces es un recurso que resulta ser transversal, que representa lo físico de un territorio, lo social y lo cultural.

Partes de la hipótesis de que “las consecuencias territoriales derivadas del fenómeno gastronómico en la actualidad no son visibles a quienes participan de la actividad, pero su madurez puede constituir un modelo de desarrollo local y regional en el largo plazo.” ¿De cuánto tiempo estamos hablando?

Lo que planteo es que la gente que participa alrededor de este tipo de actividad, por ejemplo, una jornada, un evento gastronómico, etc, no son conscientes del impacto que genera esta actividad en la economía local y el fortalecimiento de los lazos territoriales.

Pero si quienes gestionan esta actividad, por ejemplo el sector público, se pone de acuerdo e intenta fortalecer y trabajar más de la mano del sector privado, se pueden transmitir los beneficios en térmicos económicos, sociales, culturales, ambientales, … La gente se va a involucrar y eso puede generar un mayor movimiento en términos de mayor impacto de la actividad. Podría consolidarse siempre y cuando exista un acompañamiento, un trabajo, mucho más unido del sector público con el privado.

Uno de los capítulos se titula Slow food como filosofía de proximidad entre los actores. ¿En qué consiste en ese término?

Slow food es una filosofía, una filosofía inclusive de vida para mucha gente. Estamos acostumbrados a un nivel de estrés y a través de este movimiento surgido en Italia se intenta volver en el tiempo, es decir, desmarcarnos de la producción agroindustrial, del estrés a la hora de alimentarnos, e intenta ponerle cara a ese productor y que el consumidor sepa de dónde vienen esos productos. Es una filosofía de fresco, justo y sano, desmarcado de lo industrial.

Ya por último, ¿es una moda pasajera el turismo gastronómico?

Pienso que mal manejado sí, podemos llegar a ser una moda, cayendo en el show de televisión, en la revista magazine culinaria, y únicamente centrándonos en restaurantes Michelin y en platos. Pero creo que el turismo gastronómico tiene mucho futuro si se entiende que es mucho más amplio que lo que vemos en un plato. Son procesos de producción, visitas a granjas, promocionar el producto local, … Es decir, si se concibe de una manera mucho más amplia puede instaurarse y no convertirse en una moda.

Ostelea