Blog turismo
Barcelona, hacia el turismo inmersivo
17 Diciembre, 2019

Barcelona, hacia el turismo inmersivo

 

En muchas ocasiones hemos hablado de la importancia que ha cobrado en el sector el ofrecer a los turistas una experiencia inolvidable. Las nuevas tecnologías lo permiten y, de alguna manera, los consumidores lo esperan.

 

Mucho se ha hablado de cómo la tecnología 5G cambiará el mundo del shopping al permitir, por ejemplo, saber cómo nos quedará la ropa sin necesidad de probarla. Los defensores de esta tecnología van un paso más allá y aseguran que puede revolucionar desde las intervenciones quirúrgicas hasta los electrodomésticos, la construcción o, el tema que nos ocupa en este blog, el turismo.

 

Primeros pasos

 

De hecho, el turismo ha funcionado desde el principio como un campo de pruebas para la tecnología 5G.

 

Este fue el caso del proyecto “Tapas e …”, que permitió recrear una experiencia inmersiva mediante la cual el usuario se traslada virtualmente a distintos escenarios y, al mismo tiempo, podía seguir disfrutando en vivo de distintas tapas gastronómicas asociadas a esos escenarios.

 

La iniciativa, puesta en marcha por Nokia Bell Labs, combinaba la realidad local del usuario con un entorno capturado remotamente y relacionado con la comida que se está degustando gracias a las gafas de realidad virtual.

 

 

Y llegó la definitiva

 

El último ejemplo, sin embargo, ha tenido lugar en Barcelona a través de una prueba piloto que han puesto en marcha 5G Barcelona junto con Grupo MEDIAPRO y Orange, en el marco de la celebración del Smart City Expo World Congress.

 

Concretamente, en la zona de Paseo de Gracia en la que, gracias a unas gafas Magic Leap (que unen realidad virtual y realidad aumentada) las personas podían visualizar la información superpuesta a las imágenes reales e interactuar accediendo a más información o comprando productos.

 

El recorrido de este proyecto piloto ha incluido puntos turísticos emblemáticos como son La Pedrera y la Casa Batlló; hoteles de referencia como el Monument, el Majestic, y el Royal; o tiendas que son parada obligatoria para los turistas que visitan la capital catalana como Rabat y Santa Eulàlia.

 

La experiencia de turismo inmersivo se repetía en cada uno de estos enclaves y es que una vez aquí los usuarios podían acceder a través de sus gafas a visitas virtuales a visitas virtuales, catálogos de productos, vídeos… Es decir, una puesta a punto para vincular las estrategias digitales con las experiencias turísticas.

Añadir nuevo comentario