Blog turismo
Soft skills, las habilidades más demandadas en turismo
18 Abril, 2019

Durante muchos años en el entorno laboral se ha hecho especial hincapié en la necesidad de reunir una serie de capacitaciones técnicas que los hacían válidos para un especial puesto o sector.

 

Sin embargo, la revolución digital y el cambio de paradigma en muchas empresas, que cada vez más tienen en mente el bienestar y la vertiente personal de sus trabajadores, ha puesto sobre la mesa un nuevo término: soft skills, relacionado con las características y habilidades que deben tener los nuevos empleados.

 

¿Cuáles son las más demandadas?

 

La principal diferencia entre las habilidades blandas y las técnicas es que las primeras son transversales a cualquier sector y carrera profesional. Tienen que ver con trabajar en equipo, que disponga de destreza frente a la negociación y la toma de decisiones y que tenga facilidad para relacionarse, comunicarse y liderar un proyecto. El profesional que sea capaz de reunirlas se identificará como un trabajador capaz de enfrentarse a cualquier tipo de adversidades.

En paralelo, las soft skills se relacionan con otro tipo de habilidades que, aunque puedan estar más relacionadas con aspectos de nuestra vida personal, bien aplicadas, también nos pueden beneficiar en el plano profesional. Aquí entran en juego aspectos como la gestión del estrés, la motivación, la gestión de los cambios, la interacción con los compañeros…

 

De todas las soft skills he hemos nombrado anteriormente algunas son más importantes que otras en materia de turismo. De hecho, el saber motivar, la resolución de conflictos, poseer dotes de comunicación, ser capaz de trabajar en equipo y disponer de dotes de mando, son las que más piden las empresas turísticas a la hora de contratar un nuevo trabajador

 

En el equilibrio está la virtud

 

Reconocer que los empleados deben poseer estas características y otorgarles el valor suficiente a la hora de realizar los procesos de selección es uno de los principales cambios a los que se están sometiendo las empresas del sector turístico. Es cierto que, al tratarse de aspectos más intangibles –no son como la formación universitaria o la experiencia profesional que puede contrastarse de primeras– es más complicado verificar que el candidato realmente las posea, sin embargo existen mecanismos para identificarlas.

 

Eso sí, debemos tener muy presente lo que afirma Isabel Carrillo, directora de carreras profesionales en Ostelea: «En el entorno actual las empresas turísticas van a necesitar la suma de hard skills (idiomas, informática, etc) y soft skills (empatía, capacidad para resolver conflictos, anticiparse a las necesidades...)». Es decir ambas son claves y no podremos desarrollar nuestra actividad con éxito si alguna de las dos falta.

Añadir nuevo comentario