El turismo oscuro confirma su interés mediático
Noticias
El turismo oscuro confirma su interés mediático
16 Julio, 2019

El turismo oscuro confirma su interés mediático

El fenómeno del ‘dark tourism’ mantiene su vigencia con nuevos reclamos que confirman la fuerza de atracción de lo emocional.

Tras el éxito obtenido con ‘Juego de Tronos’, hace un par de meses HBO estrenaba la serie Chernobyl que se convertiría en la producción mejor valorada de la historia en IMDb. Un mes después Netflix incluiría en su propuesta de contenido el documental sobre los asesinatos de Alcàsser en 1992; un vídeo dirigido por Elías León, director también de ‘El caso Asunta’. Ambos estrenos audiovisuales confirman el interés creciente de un público que demanda nuevas experiencias relacionadas con las emociones más oscuras del ser humano. Además, convierten a las plataformas de entretenimiento en un nuevo vehículo de promoción de sitios turísticos vinculados con hechos trágicos y mortíferos, tanto reales como ficticios.

En 2017 Elsa Soro, doctora en comunicación e investigadora en Ostelea, publicaba el informe  “Turismo oscuro: perfiles, nichos, motivaciones”. El documento analizaba el fenómeno del Dark Tourism como dinamizador económico y palanca de regeneración para los territorios y los destinos. En los últimos años, el turismo oscuro ha mantenido e incluso acrecentado su vigencia como motor de desarrollo. Por todo ello, para la PhD el movie-induced tourism representa un importante nicho de mercado al que las empresas y las entidades especializadas en turismo oscuro deben dirigirse. Ejemplos claros de esto son cintas emblemáticas como ‘La lista de Schindler’, ‘La vida es bella’ o ‘El Pianista’

Las nuevas tecnologías han contribuido en buena medida al crecimiento del turismo oscuro puesto que facilitan el conocimiento de cementerios y monumentos. El perfil del turista oscuro, un target de cierto nivel adquisitivo, responde a motivaciones relacionadas con el descubrimiento, el interés por la cultura y la naturaleza. Además, el atracción del dark tourism para los turistas internacionales se traduce en un incremento de gasto por parte de las entidades públicas y privadas de los países receptores.

El turismo oscuro comprende prácticas y actividades muy diferentes como ejecuciones de muerte, lugares de exterminio o muerte en masa, sitios de internamiento o relacionados con la esclavitud u otros desastres ambientales, lugares de internamiento de prisioneros y otras simulaciones de acontecimientos relacionados con muerte y catástrofe. Algunos referentes en Turismo Oscuro forman parte del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO como el Día de los Muertos en México.

También se han convertido en destinos privilegiados del dark tourism y fuente de ingresos los vestigios de las dos Guerras Mundiales como Auschwitz o escenarios relacionados con el Terrorismo como el 11S en Nueva York, cárceles como la de Alcatraz o peregrinajes como el de Lady Di en París e Inglaterra. También escalan puestos de popularidad e incremento del gasto en ocio en España celebraciones como la Fiesta de Halloween originaria de Estados Unidos o los narco tours organizados en Medellín (Colombia) vinculados a la figura del narcotraficante Pablo Escobar.

España, la ruta de los cementerios y la Guerra Civil

En España el turismo oscuro está configurado como turismo cultural y de patrimonio vinculado principalmente a la memoria de la Guerra Civil. Contamos con el reconocimiento del Consejo de Europa en itinerarios culturales -categoría “turismo de patrimonio”- escenificados en 26 cementerios nacionales. El nuevo turista cultural desea acceder la información sobre las obras funerarias en cualquier momento e interactuar con ellas directamente desde su smartphone, incluso hacerse selfies y compartir sus experiencias en RRSS.

El interés por los sitios ligados a la Guerra Civil es bastante reciente y ha sido favorecido por iniciativas como la Ley de Memoria Histórica de 2007. El colectivo encargado de la transmisión de este legado ha sido la sociedad civil (principalmente en Aragón, Cataluña, Andalucía y Comunidad de Madrid) aunque las actividades que más atraen a los turistas están relacionadas con el patrimonio militar como los refugios antiaéreos y los bunkers de la guerra ubicados en Villanueva de Córdoba, Alicante o Barcelona.

El turismo oscuro confirma su interés mediático

Añadir nuevo comentario

Únete a nuestras citas