Blog turismo
Cómo reactivar el sector turístico
18 Marzo, 2020

Cómo reactivar el sector turístico

En momentos de crisis e incertidumbre, reactivar la economía con iniciativas públicas es fundamental para tomar la senda correcta y recuperar la capacidad de consumo.

El Gobierno ha anunciado una inyección económica de gran calado (200.000 millones de euros) para mitigar los efectos del COVID-19 en el Real Decreto Ley 8/2020 de 17 de marzo. Las iniciativas afectan a las familias, las empresas, los trabajadores y la comunidad científica. Además de agilizar los expedientes de ERTE, el Estado pone a la disposición de las compañías avales y cotización de contingencias comunes mientras tengan a trabajadores afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), entre otras medidas.

En lo relativo a las empresas turísticas, se ha ampliado la línea de financiación Thomas Cook creada inicialmente para paliar los efectos de la insolvencia del grupo empresarial. En este contexto, Alan Quaglieri, docente del campus de Barcelona de Ostelea, explica que no se puede hacer una proyección a medio-largo plazo sobre la afectación del COVID-19 en el sector turístico porque estamos en la fase inicial de una situación inédita e imprevista cuya evolución es, al momento, inescrutable. “Podemos contar con los datos sobre la situación contingente en cuanto a ocupación hotelera o empleo, entre otros, que indican un claro parón de la actividad turística. Un contexto que se mantendrá seguramente en las próximas semanas, pero no sabemos como podrá evolucionar y cuáles perspectivas se podrán desdibujar de aquí a dos meses” aclara el investigador.

La demanda turística mundial

Todo ello dependerá en buena medida de la duración y la profundidad de la situación de emergencia. “Los mercados turísticos funcionan a varias velocidades. Si, por un lado, hay operadores que trabajan con tiempos relativamente largos y la comprensible prudencia los llevará a cancelar o a no organizar ahora actividades para los próximos meses, hay otros actores que, en cambio, muestran una mayor flexibilidad y reactividad frente a claros signos positivos” explica Alan añadiendo que el peso que tengan estas iniciativas en la demanda turística global dependerá de la extensión temporal y geográfica de la crisis sanitaria. “Una parte de la demanda se encuentra irremediablemente perdida, mientras que otra parte podría, simplemente, ser aplazada por unos meses” matiza el experto.

Hay cuestiones económicas que pueden afectar gravemente a la capacidad de consumo turístico de una parte de la demanda. También incidirán en la viabilidad económica de una parte de la oferta que no va a poder sobrevivir a una situación relativamente prolongada de paro en la actividad. En este caso, también se pueden hacer consideraciones de orden cultural. Alan Quaglieri explica: “Vivimos, una parte importante de la sociedad, inmersos en una especie de cultura del viaje, estimulada por un mercado que nos brinda, a muchos, amplia libertad y capacidad de movimiento turístico”.

Previsiones optimistas sobre el turismo en España

La crónica de estos días está marcada por la restricción de esa movilidad, a través del cierre de fronteras y la suspensión de las conexiones áreas entre países y territorios. De prolongarse durante mucho tiempo esta situación, es posible que esa compulsión al viaje que caracteriza la sociedad contemporánea se vea significativamente mermada.

En cuanto a las peculiaridades de nuestro país, Alan añade que España se caracteriza por una mayor dependencia del sector turístico respecto a otros países de su entorno como Francia, Italia, Alemania o Estados Unidos. “Un sector que, a su vez, depende mucho de la emotividad de los consumidores y su percepción del riesgo y, por lo tanto, muy sensible a situaciones de crisis que inciden notablemente en la disponibilidad a viajar, en términos generales, o hacia determinados destinos como el nuestro” concluye Alan.

Cómo reactivar el turismo

Añadir nuevo comentario