Neuromarketing y turismo conquistar con emociones
Blog turismo
Neuromarketing y turismo o cómo conquistar generando emociones
10 Enero, 2019

La innovación debe ser una constante en todos los sectores y en el caso del turismo, esta debe ser tanto en formas de venta como en estrategias de comunicación. En el último tiempo hemos sido testigos de cómo los operadores turísticos se rendían a las redes sociales con la intención de llegar a más clientes potenciales, por ejemplo, aprendiendo las técnicas para triunfar en Instagram si eres un profesional del turismo.

 

Este es un primer paso en el buen camino, pero no debe ser el único y si prestamos atención a las tendencias en turismo que van a dominar el 2019  observamos que gran parte del éxito viene por la capacidad del sector de ofrecer experiencias. En este sentido, el neuromarketing tiene mucho que decir y es que gracias a esta disciplina podemos entender las razones y emociones por las que pasa un turista a la hora de realizar su elección final. Incluso, dicen los expertos en esta ciencia, aunque el mismo cliente lo desconozca.

 

¿Qué pasa con la publicidad?

 

Los viajes han dejado de ser eso, simples escapadas a un destino turístico concreto para convertirse en experiencias, sentimientos e impresiones que tocan de pleno al usuario. Precisamente todas estas emociones serán las que nos ayuden a recordar esa ciudad, hotel, museo, restaurante… de una forma determinada que quizá nos anime a volver alguna vez y, sobre todo, a recomendarlo a nuestro círculo cercano.

Plataformas como TripAdvisor, Booking o minube han demostrado que las cosas están cambiando. Antes necesitábamos un gran presupuesto en publicidad para llegar a conquistar a los turistas. Ahora, éstos, prefieren ir a la red para encontrar opiniones, valoraciones y nexos en común que les ayuden a planificar sus vacaciones.

Nos fiamos de opiniones subjetivas y no de anuncios, de hecho, según los expertos, tan solo un 20% de los anuncios que se lanzan ayudan a generar ventas.

 

Conocer al consumidor

 

Llegados a este punto está claro que el Neuromarketing nos invita a vender mejor conociendo más a nuestros clientes. Necesitamos saber qué quiere el cliente y no lo que parece que desea. ¿En qué hacen click? ¿Cómo es su proceso de compra? ¿Qué factores le influyen al tomar su decisión?

Si hablamos de Neuromarketing aplicado al turismo deberemos tener en cuenta que se basa en anticiparnos a la reacción del consumidor para satisfacer sus necesidades. Un ejemplo es una técnica como la medición sensorial que es capaz de descubrir qué destino nos despierta respuestas emocionales positivas a través de las imágenes.

Neuromarketing y turismo conquistar con emociones